Curso de Diseño de Interiores y Decoración Profesional

Ya sea que quieras ser Diseñador(a) de Interiores profesional o que simplemente quieras redecorar tu casa, en este curso encontrarás todo lo necesario para lograrlo.

Amueblar una casa equivale a traducir sus ideas en habitaciones que le satisfagan. Nuestras casas deberían ser tan personales, eclécticas y llenas de carácter como nosotros mismos, y reflejar nuestro estilo de vida, conservar nuestros recuerdos y expresar nuestro gusto particular. Al mismo tiempo, la mayoría de las personas desean lograr una sensación de eternidad en el diseño, materiales de buena calidad y que no se desgasten en exceso, muebles cómodos, prácticos y agradables a la vista.

¿Cómo se debe realizar la elección correcta a partir de la enorme gama de mobiliario disponible? ¿Cómo se tienen que combinar los distintos elementos de forma que parezcan naturales e instintivos y no artificiales?

Una de las mejores maneras consiste en tomarse el tiempo necesario para asimilar los objetos en el patrón de la vida diaria.

La reconstrucción exacta de una habitación restringe la individualidad y no permite desarrollar los cambios creativos que mantienen vivo un hogar.

Resulta igualmente importante respetar lo que ya tiene. Fíjese en un suelo interesante, en una altura del techo adecuada o en los finos detalles arquitectónicos.

Considere la calidad de la luz y los elementos espaciales generales de cada habitación: estos dos elementos pueden dictar o iniciar los esquemas de color y mobiliario.

Intentar negar el carácter innato de una habitación es engañarse a sí mismo. Utilice el espacio, el volumen y la historia como punto inicial de sus ideas decorativas.

Si su casa no presenta grandes detalles arquitectónicos, deberá enfatizar más el contenido. Si se nota intensamente la influencia de una época en la forma de las molduras, los paneles, las chimeneas y los arquitrabes, puede reflejar esos elementos básicos en un mobiliario que esté en consonancia, o bien con uno que contraste mediante un estilo más atrevido.

Siempre hay lugar para el ingenio y la reinterpretación. Confeccionar una mesa a partir de caballetes de constructor, utilizar sillas antiguas con una mesa moderna de superficie acristalada y yuxtaponer un viejo sofá con un par de sillas metálicas plegables consigue combinar lo viejo con lo nuevo, nuestros tesoros con lo ordinario.

Los interiores carentes de un elemento sorpresa y que se ajustan a una noción prescrita de estilo no ofrecen ninguna sensación de vitalidad.

El último elemento es la practicidad. El placer visual queda rápidamente minado por una ejecución pobre. Las sillas demasiado incómodas para sentarse, la tapicería que se deteriora rápidamente con el uso o las mesas demasiado endebles para soportar el peso de una taza de café son fuente de frustración, sin importar los méritos superficiales de su apariencia.

Hablaremos entonces en concreto de las características particulares que nos ofrece el mobiliario en un espacio.

Tengamos en cuenta que cualquier mueble que nosotros ubiquemos en un ambiente, determinara la impronta general y particular del mismo

 

Preguntas y Comentarios

* Denotes Required Field